Domingo, 17 Diciembre 2017

La calificación de default a los bonos soberanos y de la petrolera estatal PDVSA de Venezuela, y el anuncio del presidente Nicolás Maduro sobre el refinanciamiento y reestructuración de la deuda externa venezolana deja en incertidumbre la situación para el país, por la posibilidad de quedar fuera del mercado, y de los acreedores por la posibilidad de impago.

 

 

En la actualidad, el gran endeudamiento contraído por Venezuela de aproximadamente 150.000 millones de dólares, según estimaciones de la comisión de finanzas del parlamento venezolano, le está provocando serios problemas al país, acreedores principales y a los inversionistas tenedores de los bonos.

Todo esto surgió cuando las agencias calificadoras de riesgo S&P Global Ratings y Fitch declararon a Venezuela en “default selectivo” y “default restringido”, respectivamente. Entonces ¿Qué significa un default selectivo o restringido? En términos simples, un default selectivo es cuando existen impagos de los bonos soberanos, los cuales podría declararse todos los bonos en default sin que implique un default completo. En cambio, según Fitch un default selectivo es cuando un emisor ha tenido un incumplimiento de pago no subsanado de un bono de tamaño relevante, aunque la entidad no está sometida a procedimientos de declaración en quiebra, administrativos, de liquidación u otros procesos formales de disolución, y no ha cesado en sus actividades comerciales.

Luego de obtener estas calificaciones Venezuela firmó una reestructuración de su deuda con Rusia –uno de los principales acreedores, al igual que China- de aproximadamente 3.000 millones de dólares que contrajo en el año 2011 con el fin de comprar armamento ruso, sin embargo los detalles del acuerdo están aún pendientes de ser expuestos a la prensa. “El monto de la deuda consolidada de Venezuela es de 3.150 millones de dólares, y el nuevo gráfico prevé pagos durante diez años, siendo el volumen de estos en los primeros seis años mínimo”, se afirmó en Rusia.

Todo esto dado por las declaraciones del presidente Nicolás Maduro anunciando que se dará "un refinanciamiento y una reestructuración de la deuda externa y de todos los pagos de Venezuela”. Pero ¿Qué quiere decir una reestructuración o refinanciamiento de la deuda externa? Según José Guerra, presidente de la comisión de finanzas de la Asamblea Nacional, el gobierno debe llamar a los acreedores y ofrecerles mejores condiciones de pago, lo que puede implicar que los tenedores de bonos pidan un programa económico y un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para asegurar el pago. Por otro lado, Alejandro Grisanti –experto en deuda- explicó a la BBC que un refinanciamiento de la deuda es una oferta de canje de bonos que se le ofrece a los acreedores, donde ello aceptan o rechazan voluntariamente. En cambio, una reestructuración de la deuda quita el carácter voluntario y se impone a los acreedores a aceptar nuevos bonos.

La convocatoria a los acreedores se dio el día de hoy miércoles, para renegociar la deuda, pero sin llegar a ningún acuerdo.

Las principales razones que han provocado esta situación son el gran endeudamiento obtenido por Venezuela, a pesar de haber tenido ingresos de 970.000 millones de dólares en la bonanza petrolera, y tan solo logrando tener, en la actualidad, menos de 10.000 millones de dólares en reservas internacionales. Además, la caída de la producción y el precio del petróleo, y las sanciones impuesta por Estados Unidos.

 

 

Fuentes:

-El Nacional (1)

-El mundo (2)

-ABC (3)

-El Peruano (4)

-La Nación (5)

-Cámara de Caracas (6)

-El comercio (7)

-Fitch Ratings (8)

comments