Martes, 12 Diciembre 2017

El 13 de noviembre, la Cámara de Comercio de Lima  (CCL) reportó un alza arancelaria (impuestos a las importaciones) a los productos peruanos en Ecuador. Esta no sería la primera vez que se produce para el Perú y generaría costos adicionales de miles de dólares para los exportadores peruanos. Por otro lado, esta alza a la importación también perjudicaría las relaciones comerciales que existen con el Perú, ya que se está trasgrediendo los acuerdos de libre comercio aceptados a través de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

 

El gobierno ecuatoriano, a través de su Servicio Nacional de Aduana, implementó una “Tasa de Servicio de Control Aduanero” (TSCA) a toda importación peruana. Según el Instituto de Investigación y Desarrollo de Comercio Exterior (Idexcam) de la Cámara de Comercio de Lima,  la nueva tasa que se le imputa a Perú es de un adicional de  US$ 0.10 centavos de dólar por gramo para cada producto y afecta a todas las subpartidas arancelarias peruanas de los sectores agropecuario, químico, textil, metal – cerámico, cerámica, entre otros. 

 ¿Cuáles son las razones del gobierno ecuatoriano para implementar la TSCA?

Según el gobierno de Ecuador, esta alza a los aranceles es necesaria para recuperar los costos del servicio que ofrece la aduana ecuatoriana. No obstante, para Idexcam, su objetivo principal sería mantener su nivel de ingresos con las importaciones peruanas, dado que el país ecuatoriano atraviesa  una disminución en su recaudación. 

 ¿Cuáles son los efectos que genera la TSCA en la exportación peruana?

En primer lugar, esta alza de arancel atenta contra el libre comercio y circulación de bienes. Esto se agrava si es que  consideramos, así como lo hace Idexcam, a Ecuador como el país preferido para la importación de productos peruanos. Por tal motivo, una disminución de las importaciones peruanas en Ecuador y menor consumo de sus productos,  a corto plazo,  no solo afecta al sector agroexportador, también a la balanza comercial peruana y los ingresos fiscales que recibe el Estado peruano. También se puede observar un impacto económico negativo a nivel doméstico peruano y ecuatoriano, dado que elevaría los precios internos.

 

Por otro lado, Idexcam también denunció la existencia de más barreras comerciales que han sido aplicadas desde el 2013. Por ejemplo, señalaron que en el año 2013 se modificaron los requisitos y exigencias técnicas para el ingreso de productos a su territorio (exigencias que sus propias empresas nacionales no lograron cumplirlas). Años más tarde, en el 2015, se estableció una sobretasa a las importaciones de productos provenientes de Colombia y Perú que ,posteriormente, fue modificada para convertirse en una “salvaguardia" en el marco de la Organización Mundial del Comercio, es decir, se buscó restringir temporalmente las importaciones como protección a sus productos. No obstante, dicha medida fue rechazada por ese organismo internacional. Además de ello, en años anteriores, exigieron autorizaciones de importación o certificados previos que restringieron el comercio y funcionaban al margen de la Comunidad Andina.

Por tales acciones del gobierno ecuatoriano, Idexcam de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) exhortó al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) a actuar de inmediato y denunciar ante las instancias internacionales respectivas ,puesto que este tipo de prácticas establecen barreras para el mercado y  trasgreden los acuerdos de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

 

FUENTES:

Cámara de Comercio de Lima (1)

 

comments