Martes, 12 Diciembre 2017

El existente aumento de importaciones de conservas de pescado provenientes de países de Asia -donde existe dumping laboral y subsidios- ha llegado a un 70% del consumo en el Perú. Mientas que en la industria nacional la mitad de plantas está en riesgo de desaparecer, operando a penas al 10% de su capacidad.

 

 

 

 

Luego de que el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes) emitiera la alerta sobre la presencia de parásitos en las conservas de pescado elaboradas por la empresa china Tropical food manufacturing (Ningbo) Co Ltd. Un tema relevante para la industria pesquera nacional salió a flote gracias a la declaración del presidente de comité de Pesca y Acuicultura de la sociedad Nacional de Industria (SIN), Alfonso Miranda.

“En el Perú hay más de 70 plantas para la elaboración de conservas de pescado, de las cuales la mitad están en riesgo de desaparecer, y las que aún operan lo hacen al 10% de su capacidad instalada”, expresó. Además, advirtió que 70% del consumo nacional de conservas de atún y caballa son Importadas de diferentes países del Asia. Miranda enfatizó que desde hace dos años se advierte a las autoridades nacionales que estos tipos de productos que ingresaron al mercado peruano desde la apertura comercial en el 2008 tienen serios cuestionamientos sanitarios en la Unión Europea.

"Si alguien es capaz de contratar niños o esclavos en sus fábricas poco va a no ser capaz de tener problemas sanitarios", sostuvo en RPP Noticias.

La situación es alarmante, ya que el Perú siendo un país con gran abundancia de recursos hidrobiológicos en el mar tiene en riesgo la mitad de su industria y ello se traduce en una desventaja competitiva con respecto a los productores extranjeros. Las razones principales de esta desventaja son la existencia de subsidios, bajos costos laborales y cuestionables condiciones laborables, aseguró Miranda. En cambio, en el país las empresas productoras locales cumplen con la calidad del producto, sin subsidios y cumpliendo con las condiciones laborales necesarias.

Para ilustrar un poco la situación el presidente del comité de Pesca y Acuicultura expresó que “si calculas lo que cuesta el pescado, la lata, el aceite o el tomate que se le ponga sin contar ninguna utilidad para la industria, no se podría llegar a esos precios aunque no se ganara dinero".

Cabe indicar que se ha aplicado una sanción contra Certificaciones del Perú S.A. (Cerper), la cual cumplía el rol de certificar las importaciones, donde se ha cancelado su actividad como ente de apoyo por un plazo de dos años. En respuesta, Cerper ha iniciado acciones legales contra Sanipes calificando sus acciones de improvisadas e ilegales por perjudicar y dañar la reputación de la empresa lo que implicaría “un abuso de poder”, según la empresa en un comunicado.

Fuentes:

-Gestión (1) (2) (3) (4)

-RPP (1)

-Correo (1)

comments