Lunes, 22 Enero 2018

Frente al incierto escenario político que atraviesa el Perú en estos momentos debido a la posibilidad de vacancia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, te presentamos algunos hechos, posibles consecuencias y opiniones relacionados al panorama actual y futuro de la economía de nuestro país. 

 

 

  

A pocas horas de conocerse la decisión del Congreso de la República sobre la vacancia del presidente de nuestro país, no faltan las opiniones sobre las consecuencias que tendrá esta crisis política (sea cual sea el resultado final) en la economía y futuro del país. Lo cierto es que, más allá de cualquier resultado que tenga el debate sobre la vacancia presidencial, es posible vislumbrar algunas posibles consecuencias de esta complicada situación.

Muchos expertos consideran que el tipo de cambio es una variable que se verá afectada por la crisis política, así, se esperaría que el tipo de cambio se eleve en el futuro próximo. Pero yendo primero a los hechos, al menos por el momento, el tipo de cambio no ha variado mucho en los últimos días. Al respecto, Julio Velarde, presidente el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), manifestó que de darse algún tipo de desempeño negativo en los mercados, este sería de carácter solamente temporal. Asimismo, Velarde señaló que el BCRP se encuentra en condición de intervenir en el mercado cambiario si esto llegara a ser necesario. 

Por otro lado, la revista Forbes (revista especializada en negocios y finanzas) realizó un pronóstico un tanto negativo para el desempeño de la economía peruana en el futuro próximo. Según sus analistas, el impacto de la crisis política será fuerte más allá de la decisión que finalmente se tome sobre la vacancia presidencial. El efecto de la crisis será principalmente sentido por los inversionistas con negocios en el país, lo que está sustentado en cifras objetivas, como que el índice de acciones S&P/BVL Perú cayó 3.4% solamente con el anuncio del proceso de vacancia. Adicionalmente, los analistas de la revista apuntan que, de vacarse al presidente, su sucesor (en teoría, Martín Vizcarra), tendría que enfrentar el mismo problema de obstruccionismo que ha enfrentado el actual presidente del Perú. De esta manera, el sucesor en el cargo de presidente no sólo vería su capacidad de acción limitada por el problema de aliviar las consecuencias que indudablemente tendrá la crisis política sobre la economía peruana, sino también por el comportamiento obstruccionista hasta ahora visto en el Congreso. 

Todo esto, sin contar el escándalo de corrupción en el que ya se encuentra envuelto el país, y que esta crisis solamente profundiza y complica aún más. Asimismo, este escenario de inestabilidad política y el escándalo de corrupción no sólo dañan la reputación del país frente a los inversionistas y frente a otros países, sino que también lo deslegitimizan frente a su propia población, por lo que la revista no descarta posibles disturbios sociales y/o manifestaciones. 

En pocas palabras, sea cual sea el resultado final, el daño ya está hecho.

 

Fuentes:

Gestión

Gestión

 

comments