Domingo, 24 Junio 2018

El sector agrícola cumple un rol fundamental para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza rural. El último informe del Banco Mundial nos brinda alcances sobre los retos y limitaciones de la agricultura peruana.

El pasado 1 de marzo, el Banco Mundial presentó su informe “Tomando impulso en la agricultura peruana”. La elaboración de este informe tiene como objetivo el actualizar los datos del proceso de transformación que han venido experimentando el sector agrícola y el sistema alimentario peruanos, con énfasis en su productividad y competitividad.

 

Productividad agrícola ha crecido 2.1% ¿Gran avance?

Los datos macro obtenidos indican un crecimiento promedio de 2.1% de la productividad total factorial (PTF) del sector. Sin embargo, este crecimiento no es representativo, ya que existen enormes brechas entre las regiones. Por un lado tenemos la agricultura de exportación altamente productiva y moderna a lo largo de la costa y en algunas partes de la selva. Y por otro lado, tenemos una agricultura principalmente de subsistencia, estática e improductiva. Esta última es la realidad que está extendida en casi toda la sierra y gran parte de la selva del Perú. Esto se ve reflejado en las tasas de crecimiento promedio por región en el periodo 2007 – 2015: costa 7.2%; sierra -0.2% y selva 0.2%.

Subestimada participación en el PBI

La agricultura ha sido siempre un sector de gran importancia en la economía peruana. Sin embargo, en las últimas décadas los otros sectores económicos han crecido de forma más acelerada lo que ha reducido la participación del sector agrícola en la economía. Según la medida tradicional, la participación de la agricultura en el PBI es de 7.3%. Cabe resaltar, que este porcentaje solo incluye las actividades de producción primaria y no los vínculos intersectoriales de estas actividades. En el informe, se estima una medida extendida a través de una matriz de insumo producto de la contabilidad nacional en la que se incluyen los vínculos intersectoriales progresivos y regresivos del sector. Esta medida extendida dio como resultado una participación del sector agrícola de 11.3% del PBI.

Esta nueva medida nos permite conocer los efectos multiplicadores de la agricultura en la economía peruana. Asimismo, es un llamado a que los hacedores de políticas reevalúen el porcentaje del gasto público destinado a la agricultura. Los autores del libro sugieren que la subestimación de la participación del sector agrícola en la economía, ha provocado “una subinversión crónica” en el sector. El porcentaje del gasto público destinado a la agricultura ha sido bajo durante el periodo 2000-2010: empezó con un 0,7%, bajó luego a un 0,3% y terminó en un 0,6% del PBI. Esta subestimación del aporte del sector agrícola no ha permitido estimar su verdadero rol en la reducción de la pobreza, sobre todo la que perjudica a los agricultores de la sierra y selva del país.

 

Fuentes: 

Gestión (1)

La República (1)

Banco Mundial (1)

comments