Domingo, 18 Noviembre 2018

El polémico proyecto de ley 1519 para la semaforización del etiquetado de alimentos fue finalmente aprobado. Esta propuesta tiene defensores y detractores debido a las ventajas y desventajas que podría tener su aplicación en los consumidores.  

 

 

El 9 de marzo la junta de portavoces del Congreso exoneró de una segunda votación al Proyecto de Ley 1519/2016-CR presentado por el congresista Daniel Salaverry. Este proyecto de ley buscaba agregar un inciso al Decreto Legislativo 1304 (Ley de Etiquetado y Verificación de los reglamentos técnicos de los productos industriales manufacturados) que obligue a incluir el sistema guías diarias alimentarias (GDA), también conocido como semáforo nutricional en el etiquetado de alimentos.

Este sistema de etiquetado debe su apelativo a los colores que utiliza para señalar el nivel de los nutrientes y calorías contenidos en cada producto como porcentaje del Valor Diario de Referencia (VDR) de cada nutriente crítico. Si el nutriente crítico en cuestión aporta el 25% del VDR le corresponde el color rojo; si se encuentra más del 10% y menos de 25%, el color amarillo; y si el aporte es 10% o menos del VDR le corresponde el color verde.

Este sistema ha sido utilizado también en otros países de la región como Ecuador, Chile y Bolivia. Este reemplazará a la propuesta del sistema de etiquetado octogonal  que propuso el Ministerio de Salud, el mismo que fue respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Sin embargo, no todos estaban a favor de la semaforización del etiquetado de alimentos por considerarla confusa. Raúl Gonzales, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el Perú, señala que la opción del etiquetado octogonal representa una mejor opción por presentar información más clara y concisa; a diferencia del semáforo nutricional. En muchos casos este último puede presentar etiquetas de más de un color para un mismo producto, en caso que este presente un porcentaje excesivo de azúcar pero uno saludable de sal, por ejemplo, lo que haría menos sencilla la elección de los productos por el consumidor habitual.

Asimismo, sobre el sistema de GDA, la decana del Colegio de Nutricionistas del Perú, Saby Mauricio, señaló que, en algunas ocasiones, los fabricantes declaran mayor cantidad de porciones a fin de reducir el exceso de alguno de sus contenidos y aparentar ser una opción saludable, lo que en definitiva podría confundir a los consumidores.

 

Fuente: 

El Comercio (1)

Gestión (1)

Perú 21 (1)  (2)

RPP (1) 

 

comments