Viernes, 22 Junio 2018
Créditos: Xataka Móvil

Tras una larga batalla judicial, Samsung tendrá que pagar la indemnización de US$539 millones a Apple por el plagio del iPhone para la creación del Galaxy S II; sin embargo, esta suma no parece complacer a la compañía de la gran manzana.

 Desde el 2011 Apple y Samsung se encontraban en disputas, pues Apple denunciaba a Samsung por copiar la forma rectangular con bordes redondeados que ya poseían el iPhone y iPad, así como también la interfaz a color y el toque para ampliar una imagen.

El jurado encontró que tres patentes de software de Apple, que registran detalles de la interfaz de usuario de iOS  que eran infringidas por gran cantidad de dispositivos de la marca surcoreana, pero el diseño de los dispositivos es el aspecto con el parecido más resaltante. En marzo de 2010, Samsung presentó su Galaxy S (GT-I9000), un dispositivo con algunas características muy vistosas.; monta una pantalla Super Amoled de 4 pulgadas, un procesador de 1 GHz, GPS con mapas 3D, la posibilidad de grabar y reproducir videos HD. Introdujo una gran novedad en el mercado con una pantalla Super Amoled capacitiva de 4 pulgadas 'Multi-touch'. Su gran parecido físico con las primeras generaciones del famoso Smartphone del gigante de Cupertino dejaban pocas dudas.

Comparación de los equipos

Por lo que una corte federal de San José, California, ordenó a Samsung pagar a Apple 533 millones de dólares por el plagio, empero el jurado añadió otros 5 millones de dólares por otras funciones también patentadas. Este monto parece poco para Apple, quien alega la copia de su producto estrella: el iPhone.

Samsung había argumentado que debería pagar solo US$28 millones en daños, es decir, una suma limitada a las ganancias de la empresa directamente relacionadas con los componentes o las características cubiertas por las patentes. En cambio, Apple pedía US$2.500 millones, calculados a partir de las ganancias obtenidas por el precio total de un iPhone.

El veredicto inicial fue de US$1.052 millones, pero ante apelaciones por parte de Samsung ,que llevaron hasta una queja ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, este monto fue reanalizado dando como resultado que en el 2012 Apple ganase en seis de los siete argumentos que Samsung proponía.

La disputa sobre la cantidad que Samsung debía entregar fue la causa de que el proceso se extendiera hasta estos días. El fallo judicial de este jueves establece que US$533,3 millones del total de la compensación que Samsung debe entregar corresponden a la infracción de tres patentes de diseño de Apple. El resto de los US$539 millones fueron impuestos por copiar dos funciones patentadas.

Para llegar a la cifra final, el jurado probablemente debió aceptar el razonamiento de Apple, según el cual el diseño está tan integrado al iPhone que, esencialmente, es el "artículo de fabricación". La menor cantidad de dinero que quería pagar Samsung, hubiera significado considerar a las características del diseño como componentes del aparato.

Kiranjeet Kaur, analista de tecnología de la firma de investigación IDC en Singapur, declaró: "No es una victoria clara para ninguna de las firmas porque Apple había pedido US$2.500 millones por daños en su demanda original". A su vez comento que no se puede descartar la posibilidad de otra apelación por parte de Samsung.

 

Fuentes:

BBC (1)

El Comercio (1)

El Correo (1)

Expansión (1)

 

comments