Domingo, 23 Septiembre 2018
Créditos: El Comercio

De acuerdo a un informe de la ONU, en el mundo se producen 5 billones de bolsas plásticas. De continuar con esta tendencia, en el 2050 tendremos 12 mil millones de toneladas en residuos plásticos. En nuestro país, este es un problema que compromete al sector retail a tomar medidas urgentes.

 

El viceministro de Gestión Ambiental del MINAM, Marcos Alegre, calificó de “estratosférica” la cifra a la que se ha llegado en nuestro país. El pasado martes, la Comisión de Pueblos Andinos había aprobado una iniciativa de ley que prohíbe el uso de bolsas de plástico de un solo uso, tecnopor y cañitas en áreas naturales protegidas. Sin embargo, aún se está a la espera del proyecto de ley anunciado por el Ministerio del Ambiente, el cual consiste en el cobro por el uso de bolsas plásticas en supermercados.

Justamente es este sector el que mayor incidencia tiene en este problema. Se consideran artículos como bandejas, film y materiales de empaque. Si bien no ha disminuido la provisión de bolsas, se han puesto en marcha diferentes iniciativas con el fin de reducir el consumo de bolsas plásticas que se entregan a los clientes. Entre estas están las bolsas biodegradables, el obsequio de bolsas de tela o la venta de bolsas reutilizables ecoamigables.

Frente a esto, la gerenta de Estrategia de Clientes y Marketing de Sodimac y Maestro Perú, Ángela Álvarez, afirma que las instituciones que representa reducirán gradualmente la cantidad de bolsas entregadas durante el 2019. “Con el ahorro que se obtenga, generaremos espacios de reciclaje en nuestras tiendas, talleres de sensibilización para clientes y entregaremos bolsas de tela o de plástico reusado”, añadió Álvarez.

La Ley General de Residuos Sólidos N° 27314 enmarca todo lo relacionado a “manipulación, acondicionamiento, recolección, transporte, transferencia, tratamiento, disposición final u otro procedimiento para los residuos sólidos”. Para cumplir con esta normativa, los supermercados han puesto a disposición de los clientes contenedores para el desecho de productos clasificados por materiales. En la misma ley se remarca la importancia de clasificar los residuos de acuerdo a su naturaleza física, química y biológica; ya que permite distinguir el grado de peligrosidad y su impacto sobre el medio ambiente.

Pese a que los supermercados están siguiendo algunas de las líneas de acción propuestas en la COP21, todavía persiste la venta de productos con aditamentos orgánicos sintéticos o semisintéticos y plásticos. Sin embargo, está presente la política del reciclaje, ya sea que se donen los residuos a programas o que las mismas empresas planteen iniciativas. Por ejemplo, Supermercados Wong y Kimberly Clark trabajan en conjunto para beneficiar a los niños de Aldeas Infantiles SOS.

 

Fuentes:

Diario El Comercio (1)

Diario Gestión (1)

 

 

comments