Miércoles, 16 Octubre 2019

La variación de indicadores como el PBI, la inversión privada y pública o el nivel de déficit fiscal son alguna de las cifras que se pueden encontrar en el reciente Informe de Actualización de Proyecciones Macroeconómicas 2019-2022 que ha publicado el MEF. El informe nos presenta niveles de crecimiento favorables acompañados por un contexto internacional adverso.  

 

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ha publicado el Informe de Actualización de Proyecciones Macroeconómicas 2019-2022 donde renueva las proyecciones para la economía peruana en los siguientes años. El documento presenta cifras de crecimiento favorables sustentadas por el impulso de la demanda interna y por políticas dirigidas a fortalecer la competitividad y productividad. Estas medidas serán acompañadas del manejo adecuado de las finanzas nacionales. La siguiente nota abordará los puntos más importantes del informe difundido.

Proyecciones macroeconómicas

A nivel mundial, la economía presenta un menor dinamismo. Los nuevos estímulos fiscales y monetarios, en las economías más importantes, junto a un posible acuerdo entre Estados Unidos y China han mejorado las expectativas de crecimiento. Sin embargo, las cifras aún son desfavorables, pues el crecimiento de nuestros principales socios comerciales se ha reducido y el precio de las materias primas presenta una tendencia a la baja.

En relación con los indicadores nacionales, se prevé que el PBI crezca en 4,2% para el 2019 (cifra superior al 4% alcanzado en el 2018) y seguirá liderando el crecimiento de la región. Los resultados de crecimiento son desiguales a lo largo del 2019, ya que, en el primer semestre de este año, la economía crecerá lentamente. Sin embargo, en el semestre final, la mayor inversión privada y pública acelerará las cifras del PBI nacional.

Entre el 2020-2022, la proyección indica que nuestro PBI crecerá 4,8% en promedio impulsado por la demanda interna. Otro factor que genera crecimiento es la inversión privada cuya cifra asciende a 7,6% para el 2019 y a 7,4% en promedio para el horizonte temporal mencionado (2020-2022). Esto se debe a la mayor inversión en nuevos proyectos mineros (Quellaveco, Mina Justa y Toromocho). A ello se agrega la aceleración de la inversión no minera en nuevos proyectos de infraestructura como la Línea 2 del Metro de Lima y la ampliación del aeropuerto Jorge Chávez.  En relación con la inversión pública, se proyecta un crecimiento del 4,5% explicado por los Juegos Panamericanos y por la modernización de la Refinería de Talara. Además, la dinámica entre la inversión, el empleo y el consumo generará el crecimiento de 3,8% del consumo privado.

Para cimentar el crecimiento de a mediano y largo plazo, El Gobierno viene desarrollando la Política Nacional de Competitividad y Productividad (PNCP) con la finalidad de impulsar la competitividad y productividad. Además, la elaboración del Plan Nacional de Infraestructura (PNI) permitirá promover proyectos que fomenten la competitividad a corto, mediano y largo plazo en cada región de acuerdo a sectores.

Finanzas Públicas

Este año el déficit fiscal alcanzará el 2,2% del PBI (regla vigente: 2,9% del PB), descenderá a 1,8% en 2020 (regla: 2,1% del PBI) y llegará al 1% del PBI a partir del 2021 hacia adelante. La consolidación fiscal se logrará con políticas dirigidas a elevar el ingreso de las arcas peruanas y medidas que faciliten el gasto público eficiente.

Por un lado, se estima que los ingresos del Gobierno crecerán sostenidamente desde un 19,5% del PBI en el 2019 hasta el 20,5% en el 2022. El movimiento de los ingresos se explica por el crecimiento económico en torno a su potencial y el pago de impuesto a la renta de nuevos proyectos mineros. Otro factor importante se relaciona con el incremento de la recaudación obtenida por la estabilización de medidas aprobadas el año pasado para erradicar la evasión y elusión de impuestos.

Sin embargo, el adverso contexto internacional generaría severos inconvenientes para las arcas nacionales. Si el índice de precios de exportación se reduce en 10 puntos, los ingresos fiscales se pueden reducir entre 0,6% y 0,7% del PBI. La caída puede ser más grave si se suma el menor crecimiento del PBI respecto a lo previsto.

En relación con el gasto público, el informe describe que el gasto no financiero se estabilizará en torno al 20,2% del PBI, entre el 2019-2022, y crecerá 4,8% como promedio anual. Sobre el gasto corriente, este año alcanzará el 15,3% del PBI (tendencia que viene reduciéndose desde su punto máximo de 15,9% en el 2015). Entre el 2020-2022, este indicador se encontrará alrededor de 15% del PBI. 

 

Fuente:

Informe de Proyecciones Macroeconómicas 2019-2022 MEF (1)

comments
< >