Domingo, 22 Septiembre 2019

El descenso de la confianza se debería por dos factores: reactivación de la guerra comercial entre Estados Unidos y China y por el contexto político basado en el posible adelanto de elecciones. Ambos dificultarán la recuperación de la inversión privada para lo que queda del año.

 

Según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en el último Marco Macroeconómico Multianual (MMM), una de las razones que impedirían que la inversión privada se recupere para la segunda mitad del año es la menor confianza empresarial, la cual viene cayendo desde abril y continuará con una tendencia negativa.

¿Cuáles serían las causas de esta caída?

Según Eduardo Jiménez, analista de Macroconsult, el principal factor detrás de la caída es la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Este evento explicaría cerca del 80% de la caída de la confianza, además de elevar la incertidumbre económica local e internacional. En ese sentido,la guerra aumenta el riesgo de desaceleración económica de los principales socios comerciales del Perú. Este riesgo ha venido aumentando debido a los anuncios por parte de China de establecer nuevos aranceles a los productos de EE.UU. sobre $75 millones, y la respuesta de respuesta norteamericana de aumentar las tasas arancelarias de 25% a 30% para productos valorizados en $250 mil millones y de 20% a 15% para productos valorizados en $300 mill millones. De los cuales los principales afectados serán productos como ropa, calzado y material escolar.

Por otro lado, el 20% de la caída de la confianza empresarial se debería a la incertidumbre política. La tensión constante entre el poder ejecutivo y el legislativo genera que el riesgo en el corto plazo aumente. Además, la menor confianza empresarial golpearía principalmente a la inversión privada no minera, que representa el 85% de la inversión privada total. Ésta podría crecer menos de 1% en el segundo semestre, de mantenerse el contexto actual. 

En tanto, la inversión mineraque creció 26% en el primer semestre— se desaceleraría a 14.7% en la segunda mitad del año, según APOYO Consultoría. Ello obedecería a menores inversiones en exploración, estudios y mantenimiento, generado por el efecto de la guerra comercial sobre los precios de los metales, indica la consultora.

El débil avance de la inversión privada, previsto para la segunda mitad del año, alejaría la probabilidad de que se cumpla el crecimiento de 4% que proyecta el MEF. Entidades financieras como Credicorp e Intéligo SAB son menos optimistas y apuntan a un crecimiento de 3.6% y 2.5%, respectivamente, con sesgo a la baja por la mayor incertidumbre local y externa.

Así, la recuperación de la actividad económica en el segundo semestre —el MEF apunta a un crecimiento de 4.2% para este periodo— no recibirá un gran impulso desde la inversión privada. El ministerio apunta a que la economía será “impulsada por la mayor inversión privada, asociada a la mayor ejecución de proyectos de infraestructura como la Línea 2 del Metro de Lima y Callao y la continuidad de los grandes proyectos mineros”. Sin embargo, las fuentes consultadas por esta revista aseguran que los motores de crecimiento serán otros.

 

Fuente:

Semana Económica(1)

Diario Gestión(2)

Vía Noticias(3)

comments
< >