Domingo, 24 Junio 2018

La economía americana creció a un ritmo más energético que el calculado durante el segundo trimestre del año. Este hecho se debió a mejoras en áreas como el consumo doméstico y la inversión en el sector empresarial, informó el Departamento de Comercio de Estados Unidos el pasado jueves en su segunda estimación del PBI.

Washington.-

 

 

La economía se expandió a una tasa anual de 3.7 por ciento en el trimestre de la primavera americana. Es decir, más de 100pbs de la tasa originalmente estimada. A partir de ello, se muestra un repunte frente al anémico 0.6 por ciento de avance generado durante principio de año donde el azote climático de invierno y diversos disturbios internacionales mermaron su crecimiento.

Por consigueinte, los efectos en los mercados financieros americanos frente a esta noticia no se dejaron esperar. Indicadores tales como el Dow Jones Industrial Average (DJI) tuvo un repunte de 3 cifras. Así, obtuvo su mayor incremento en un día en los últimos 7 años. El S&P 500 y el NASDAQ 100 también fueron parte de las ganancias de capital lo que terminó con la racha de pérdida de 6 días consecutivos en donde el Dow cayó aproximadamente 1900pbs. En consecuencia, se ocasionó una devastación de más de $2 trillones USD en valor corporativo.

Así mismo, la volatilidad en el S&P 500, también denominado medidor del miedo, tasado por el Indicador de Volatilidad del CBOE (VIX) cayó 11%. Ello sumado al informe de solicitudes de empleo semanal, que apuntan a la continua fortaleza en el mercado de trabajo, añadió optimismo de un mercado más estable. Especialmente a los inversores, pues fueron golpeados por la reciente ola de volatilidad.

El reporte del PBI americano,anunciado en el cenit de una venta global en los mercados de valores, así como sus efectos; debería ayudar a los inversores y funcionarios de la FED a comprender  que la economía americana se encuentra apta para lidiar con las crecientes perturbaciones en la economía mundial.

Por otro lado, la mejora en las estadísticas agregadas americanas y la recuperación financiera alentada por esta misma, trajo de vuelta el debate acerca de cuándo se incrementarán las tasas de interés de corto plazo americanas. Cabe reconocer que antes de la reciente conmoción internacional, muchos economistas manejaban la opinión de que las mejoras en la economía americana llevaría a la FED a incrementar su tasa de interés de corto plazo- que ha mantenido un nivel récord cercano  a cero desde finales del 2008. Sin embargo, a pesar de la reciente confirmación de su recuperación, el consenso ha girado en torno a que la primera escalada de la tasa de interés no será sino hasta diciembre o incluso después.

Por otro lado, se mantiene la preocupación de que el hundimiento de bolsas alrededor del mundo y una mayor recesión en China afecte a la inminente recuperación americana y se siga postergando indefinidamente la decisión de la FED de elevar las tasas de interés de corto plazo. Por su parte William Dudley, presidente del Banco de Reserva Federal de Nueva York, dijo el miércoles que el alboroto conmocionado por China ha ocasionado que la opción de subir las tasas en septiembre sea “menos convincente”.

En relación a este contexto, hoy inicia Wyoming, el simposio anual en Jackson Hole, que reúne entre los participantes a ministros de finanzas y prominente banqueros centrales, así como inversores importantes y exponentes de la academia. Se debatirán temas académicos como inflación, la recesión en China y el resurgimiento del miedo a que vuelvan a caer los precios. De esta forma, se dará lugar a que los inversores busquen mayores indicios acerca del incremento de la tasa de interés. No obstante, cabe referir que este año no contará con la participación de Jannet Yellen.

 

Fuentes:

Bloomberg,

CBS,

Finviz,

Reuters,

The WallStreet Journal,

BEA,

MarketWatch

 

comments