Lunes, 21 Mayo 2018

En la última reunión realizada por los jefes de Finanzas del Grupo de los 20 (G-20) se comprometieron a enfrentar la desaceleración económica actual y tener más consideración al efecto “China”.

 

El grupo de los países industrializados y las principales economías emergentes del mundo, el Grupo de los 20 (G-20) decidió, en su última reunión que se llevó acabo en Ankara, capital de Turquía, reconocer la preocupación que mantenían estos países frente a la volatilidad de los mercados financieros. Uno de los mecanismos que más se criticó en esta última reunión fue la devaluación realizada por China que, según ellos, generaría un mejor comportamiento y estabilidad en los mercados monetarios.

Asimismo, en el comunicado que se emitió tras la reunión, se resaltó el compromiso de utilizar medidas decisivas para mantener la recuperación económica en camino y que esta ganaría velocidad, ya que existe un gran descontento debido al incumplimiento de las expectativas de crecimiento mundial.

Otro tema de vital importancia para la discusión de las mesas fue la inminente alza de tasas de interés por parte de Estados Unidos. El comentario general del G-20 frente a esta posibilidad fue que “no debería ser considerada como un riesgo”, pero desde fuera se conoce la grave implicancia que ocasionaría a los países emergentes: una fuga masiva de capitales hacia Estados Unidos. También, no se perdió la oportunidad de conversar sobre la situación actual del mercado laboral, la crisis migratoria y los refugiados en Europa. Respecto al mercado laboral, la tasa de desempleo se encuentra en 5,8%, cifra que es considerada alta por este grupo.

Finalmente, respecto a las políticas monetarias que los países deberían aplicar en la actual situación económica, todos coincidieron en que depender excesivamente del dinero barato que se ha obtenido a partir de políticas monetarias expansivas no llevaría a un crecimiento equilibrado. El ajuste que se produciría en la política monetaria, y que fue recomendada en este foro, será más probable en las economías avanzadas.

Fuentes:

El Financiero

Informador

Prensa Latina

comments