Lunes, 15 Octubre 2018

Reuters realizó una entrevista al presidente chino, Xi Jinping, sobre los acontecimientos sucedidos en China, la cual actualmente representa el 10 por ciento de las importaciones totales mundiales, el 11,5 por ciento del PBI mundial y el 38 por ciento del PBI de Asia Pacífico.

 

El presidente de China, Xi Jinping, dijo que "las empresas chinas no deben ser vistas con sesgo”, a su llegada en una visita oficial a Gran Bretaña, que comienza el lunes. Refutando las críticas de que "la expansión industrial china dirigida por el Estado y subsidiado por el mismo en el extranjero es injusta hacia la competencia", el presidente dijo que "el sistema de China es diferente de el de los países occidentales".

"El papel del Gobierno Chino es asegurar y crear un entorno político favorable y un marco legal justo para las empresas nacionales. Esto es lo que todos los gobiernos están haciendo, y creo que los países occidentales están haciendo mejor que nosotros ", dijo el presidente chino.

El gobierno central de China ha lanzado un plan específico para la reforma SOE (State-Owned Enterprise o "Empresa de propiedad del Estado") después que el presidente Xi Jinping, dejase el tema polémico prácticamente solo en los primeros años de su presidencia. "China va a modernizar las empresas estatales, mejorar la gestión de los activos del Estado, promover la propiedad mixta y prevenir la erosión de los bienes del Estado" informaron directrices publicadas por el Partido Comunista del Comité Central de China y el Gabinete de China el mes pasado.

En relación al planteamiento, Barry Naughton, profesor de la Universidad de California en San Diego, explica que "a lo largo del gobierno chino, ahora hay una fuerte sensación de que las empresas estatales son un activo”.

Un segmento del plan implica que las empresas de propiedad estatal se dividirán en categoría de públicas y comerciales, con oportunidades para diversos niveles de inversión en el extranjero. El primer grupo incluye transporte y servicios, tales como agua potable y sistemas de alcantarillado, manteniéndose bajo la dirección directa del estado chino.

Las empresas comerciales, en comparación, se dividirán entre las que operan en sectores estratégicos (como la defensa y la energía nuclear, que seguirán disfrutando de apoyo preferente) y las empresas estatales no estratégicos (en venta al por menor, el turismo y la logística, que será más abierto a los inversores). Las empresas menos competitivas (no estratégicas) se podrán permitir ir a la quiebra, de acuerdo con las directrices.

Cabe destacar que, con $ 16 billón en activos, las empresas estatales chinas hacen de todo, desde la construcción de la nave espacial a la seda de comercio.

A pesar de ello, los analistas sostienen durante mucho tiempo que las empresas estatales hacen competencia desleal. Por ejemplo, BNP Paribas datos dice la deuda corporativa de las empresas estatales de China se elevó a 167 por ciento del PBI en 2014, desde el 97 por ciento en 2008.

 

Fuentes:

Reuters

Steelers Lounge

Bloomberg

The Brics Post

 

comments