Miércoles, 17 Octubre 2018

La isla caribeña está atravesando uno de los momentos económicos más difíciles de su historia, del cual no logra salir hace aproximadamente una década.

 

El pasado mes de agosto, la economía del estado libre asociado de Estados Unidos, Puerto Rico, se declaró incompetente para realizar el pago de una parte de su deuda por primera vez en su historia. Esta asciende a unos US$73 000 millones, cantidad que hasta ahora representa una gran dificultad para la atracción de inversiones y gasto en diferentes programas sociales que involucren una mejora en la calidad de vida de las personas.

El último fin de semana, el Gobierno federal de Puerto Rico presentó una propuesta para que se inicie el proceso de reestructuración de la deuda, el cual deberá ser supervisado por un tribunal a través de la ampliación del marco legal que permita a los policy makers  realizar distintas maniobras para salir de este mal momento económico.

Para el secretario del Tesoro americano, Jack Lew, el congreso de Puerto Rico es “la única autoridad que podría ofrecer las herramientas necesarias para enfrentar sus desafíos a corto plazo y el crecimiento a largo plazo”. Asimismo, dentro de las otras ideas que expresó Lew, considera que la austeridad no es el “camino” indicado para lograr la tan ansiada recuperación económica de la isla.

Además, en un documento expedido por el Gobierno federal de Puerto Rico, se indica que es muy probable que la isla quede sin liquidez antes de fin de año, lo cual representaría un serio problema para su economía. Ante esta situación, se presentará el trade-off entre elegir si se debe continuar con el pago de la deuda externa o continuar con la inversión en los servicios sociales que tienen gran importancia para la población de este país.

Fuentes:

BBC

Primera Hora

Informador

comments