Viernes, 22 Junio 2018

Los actores que participan activamente del mercado de créditos mipyme no son únicamente las Instituciones Micro-Financieras (IMF) y las firmas micro, pequeñas y medianas (Mipymes). Ello se evidencia en el problema en torno al impago, que ha surgido recientemente en el sector microfinanciero.

El 10% de la cartera de empresarios de micro y pequeñas empresas ha sido "castigado(*)" por no pagar sus obligaciones con las intermediadoras financieras. Yanina Cáceres, directora de Negocios Sentinel, precisó que, “siempre ha habido castigos pero este año ha sido mayor el número debido a la coyuntura de desaceleración. La cifra se acomoda a haber castigado al 10% de la cartera de las micro, pequeñas y medianas empresas. Cuando la entidad castiga, el saldo baja. Es un "gasto hundido”.  Pero, ¿por qué ha sucedido esto?

Estas firmas, al ser de un tamaño menor son más sensibles a cambios en el ciclo económico nacional. Una gran cantidad de mipymes observó con esperanza las proyecciones positivas para éste año (un crecimiento que se esperaba estar por encima del 4%). La situación actual refleja otra realidad, se ha crecido menos que el 4% y esto ha afectado las inversiones hechas por los empresarios, reduciendo su capacidad de pago.

Un tercer actor involucrado fuertemente en el problema de la morosidad son los proveedores. Cáceres explica que un porcentaje de aproximadamente 50% del total de firmas que cayeron en mora fue condicionada por fallas de sus proveedores. Las mipymes mantienen contratos con clientes y proveedores de manera hablada, con lo cual están sujetos a una falla sin compensación por parte del otro actor. Las posibilidades de que les fallen sugiere ser altas, reflejada en el impago de los créditos recibidos. Por otro lado, las malas colocaciones representarían un 30% y la desaceleración, 20%.

Para afrontar este problema, las IMFs han establecido un plan de reprogramación de créditos, accediendo a dar un plazo mayor a las mipymes para poder pagar sus deudas. En tales casos, los meses a pagar tendrán una tasa de interés más alta, debido a la falta incurrida por la firma. Este tipo de reprogramaciones ya se han dado con anterioridad, especialmente en el sector agropecuario que se encuentra condicionado a factores variables como el clima.

Con todo ello, es importante para las instituciones microfinancieras manejar con mayor cuidado las colocaciones de créditos hacia éste sector, condicionado por distintos actores y factores. Pero también, creando productos más adecuados a las características de su público, que pueda ayudar a afrontar a los problemas que causaron tantos castigos en el último trimestre. Estas entidades no deben olvidar el objetivo por el cual fueron creadas, ayudar a la promoción de las micro, pequeñas y medianas empresas nacionales.

 

(*)Los castigos son préstamos con atrasos de más de 120 días, que los bancos retiran de sus balances y asumen como pérdida. Los bancos tienen un sistema de provisiones para éste tipo de casos.

 

Fuentes:

Gestión

Correo

SBS

comments