Sábado, 21 Julio 2018

CCL estima que la diferencia de precios también podría registrarse en otras líneas de importación, lo que debería llamar la atención de Sunat.

 

Una investigación del Instituto de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Lima (CCL) sobre la importación de prendas de vestir que vienen de China detectó que una camisa procedente de ese país puede costar hasta 883% más cara en Estados Unidos, que otra prenda china de igual confección y calidad que ingresa al Perú.

La diferenciación del valor importado se obtuvo del análisis a las importaciones del Perú y EE.UU. entre enero a octubre del año pasado, en el cual se comprobó que las camisas y pantalones que ingresaban a nuestro país se realizaban con un valor declarado mucho menor a lo que importa el país del norte.

Esta situación, anotó, también se repite con otras prendas, como polos y pantalones. En el caso de polos, los valores declarados tienen diferencias entre 75% y 120% con respecto a los productos chinos que se venden en Estados Unidos.

Carlos Posada, director del instituto, advirtió que tal diferencia de precios –que afecta a la industria nacional de confecciones, al no poder competir con importaciones tan baratas– podría ser el resultado de actividades ilegales de dumping (precio por debajo del costo de producción para eliminar la competencia), subvaluación, contrabando o triangulación.

Ante ello, el Instituto de Investigación y Desarrollo de Comercio Exterior de la CCL recomendó a las autoridades pertinentes investigar la importación de prendas de vestir provenientes de China que ingresan al mercado peruano con un precio unitario muy bajo. 

Para resolver este problema, Posada plantea fijar un sistema que permita a Aduanas un control directo de los precios internacionales de este tipo de artículos importados, y cobrar el respectivo impuesto de forma automática, sin procesos engorrosos; y sancionar en procesos sumarios a los malos importadores.

Además, cabe resaltar que esta falta de apoyo sacó del mercado a 4,900 firmas. Posada observó que entre el 2012 y el 2015 dejaron de existir 4,900 empresas exportadoras, por efecto de las importaciones chinas a precios artificialmente bajos, así como por sobrecostos internos y falta de apoyo del Estado al comercio exterior. En general, se estima que el valor de las exportaciones del sector textil confecciones cayó 30% en el 2015. El problema se da porque, si bien el 100% de las exportaciones peruanas están sujetas a revisión y regulación posterior, apenas el 10% de las importaciones son sometidas a una revisión.

Aterrizando en números, los importadores peruanos consiguieron un precio promedio de US$5.93 por una camisa, mientras los importadores de EE.UU. obtuvieron un precio promedio de US$ 6.58 por un modelo de la misma calidad y confección; es decir, los importadores peruanos ahorraron US$ 0.65 dólares por cada prenda, un 9.88% más barato.

Por último, en el caso de los pantalones, la comparación de los valores declarados reveló que nuestro país adquirió cada prenda china a US$ 6.96, mientras que el valor promedio por unidad declarado en EE.UU. alcanzó los US$ 8.30. En este caso el ahorro fue de US$ 1.34 por unidad (16.14% menos).

 

Fuentes:

Gestión (1) y (2)

Entorno inteligente

 

comments