Domingo, 15 Julio 2018

Hace tan solo unos días Donald Trump se alzó como ganador de las elecciones presidenciales en EUA. Los efectos de este hecho tan importante en el comercio internacional de EUA no se han hecho esperar.

 

 

Si bien puede considerarse que es aún muy temprano como para hablar de los efectos que ha tenido (y tendrá) la reciente elección de Donald Trump como presidente de EUA, no puede negarse que este hecho ya ha tenido ciertas consecuencias en lo referente al comercio internacional de EUA. Esto principalmente debido a las declaraciones realizadas y posturas que mostró el candidato sobre su campaña electoral, a través de las cuales dejaba entrever su oposición frente a ciertos aspectos del comercio estadounidense.

Una primera consecuencia de la elección del mencionado candidato es la congelación de las conversaciones comerciales entre EE.UU y la UE (Unión Europea). Era previsible que las negociaciones sobre la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP) se paralizaran tras el fin del mandato del presidente Obama, sin embargo, la inminente llegada de Trump a la Casa Blanca cambió el escenario, tornándolo mucho más complicado. Al respecto, Cecilia Malmstrom, comisaria de Comercio de la UE, afirmó que “por mucho tiempo el TTIP estará probablemente en el congelador. Luego tendremos que esperar y ver lo que suceda cuando se descongele”, dando por hecho la interrupción de las negociaciones sobre el mencionado tratado.

Asimismo, como es sabido el candidato elegido ha mostrado su deseo de retirarse del inconcluso Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), acuerdo del que son partícipes 12 países entre los que se encuentra el Perú. En adición, Trump ha expresado también su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN). Justamente respecto a este acuerdo (el TLCAN), Trump incluso ha amenazado con imponer aranceles de hasta 35% a los bienes fabricados en México si no se le permite renegociar el tratado, pues lo considera “el peor acuerdo jamás hecho”. De cumplir con su promesa o desechar el acuerdo, las consecuencias serían catastróficas para muchas empresas mexicanas, dado que desde su entrada en vigencia en 1994, las exportaciones de México a EE.UU. crecieron exponencialmente, llegando a representar alrededor de US$ 320,000 millones al año. 

Solo el tiempo dirá que hará el sorpresivamente elegido candidato y las consecuencias que tendrán sus actos.

 

Fuente:

Gestión

Gestión

comments