Miércoles, 23 Mayo 2018

“El Tribunal Supremo de Justicia ha consumado el golpe de Estado en Venezuela tal y como lo hizo Fujimori en el Perú y se ha dado un Madurazo”, señaló el opositor y coordinador político de Voluntad Popular, Carlos Vecchio.

 

El miércoles 29 de Marzo, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) decidió ejercer funciones parlamentarias de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, mientras persista lo que se considera como una situación en desacato. En el 2016, durante el gobierno socialista de Maduro, el TSJ ya había anulado muchas acciones parlamentarias; aunque esta es la primera vez que se expresa una sentencia en la que el TSJ asumirá estas funciones.

"Se advierte que mientras persista la situación de desacato y de invalidez de las actuaciones de la Asamblea Nacional, esta Sala Constitucional garantizará que las competencias parlamentarias sean ejercidas por esta Sala o por el órgano que ella disponga", indica la sentencia. El pasado martes, el TSJ ya había asestado un golpe a la Asamblea nacional al retirar la inmunidad de los diputados, lo que abrió la posibilidad de enjuiciarlos incluso ante tribunales militares.

La oposición ha reaccionado calificando a estas medidas por parte del TSJ como un auto-golpe. El opositor Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional (AN), denunció que el fallo del Tribunal Supremo de Justicia que le despoja de sus funciones mientras estén en desacato es "un golpe de Estado con todas sus letras".

El secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, denunció también un “auto-golpe de Estado” en Venezuela perpetrado por el régimen de Nicolás Maduro. “Aquello que hemos advertido lamentablemente se ha concretado”, sentenció Almagro, en un comunicado difundido por la OEA en Washington.

“Es una dictadura que la comunidad internacional tiene que ayudar a que se prendan las alarmas para apoyar la decisión del pueblo venezolano para que cambiemos esta dictadura por una Venezuela de libertad, justicia y democracia”, expresó en una conferencia de prensa en Caracas; además, si esta acción es catalogada como un auto-golpe de estado y una clara violación a los derechos humanos, Venezuela está peligrando su lugar en la OEA y las relaciones diplomáticas con sus países más cercanos. Este hecho tendrá claros efectos en las decisiones económicas y políticas internacionales, y no necesariamente positivas para el estado Venezolano.

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, ha retirado al embajador peruano. "Frente a la gravedad de estos hechos, el Gobierno de Perú ha decidido retirar de manera definitiva a su embajador en la República Bolivariana de Venezuela", informó el Ministerio de Relaciones Exteriores peruano en un comunicado. Estados Unidos, Chile, Brasil y Mexico ya han mostrado su desaprobación de las decisiones del TSJ mediante comunicados.

Fuentes:

El Comercio (1) (2) (3)

La Nación (1) (2) (3) (4)

OEA (1) (2)

comments