Martes, 23 Octubre 2018

Evitar nuevas elecciones es el mejor escenario para los inversionistas, calificadoras de riesgo, bancos, instituciones nacionales, etc. La mejor opción para estos agentes es la transición democrática del poder hacia el vicepresidente y con ello evitar un mayor deterioro del crecimiento del PBI.

 

 

 

La actual crisis política local trae consigo muchos temas relevantes a la mesa. Surgen preguntas ante todos los posibles escenarios que puedan ser resultado de una renuncia o vacancia presidencial. La situación de Pedro Pablo Kuczynski, aún presidente del Perú, es grave y no hay señales de un panorama positivo para él y su gobierno. Luego de la presentación, por parte de Fuerza Popular, de videos y audios, que probarían una presunta compra de votos para evitar la vacancia, es relevante hacer una revisión de la evolución de lo que se espera por parte de las calificadoras de riesgo, bancos, instituciones y economistas respecto al panorama económico.

Para el 5 de marzo, el MEF proyectaba un crecimiento de 4% del PBI, pero esta estimación cambiaría según las calificadoras y bancos. Por otro lado, según la Encuesta de expectativas macroeconómicas del BCRP los economistas estimaban un crecimiento de 3.6% en enero, pero se revisó a la baja a 3.5% en febrero producto del ruido político; mientras que las empresas no financieras pasaron de estimar un 3.7% a un 3% de crecimiento. Sin embargo, el sistema financiero, a diferencia de los anteriores, mantuvo su proyección en 3.5%, aunque se podría corregir a la baja en el caso de que la crisis política sea mayor.

En cuanto a las calificadoras de riesgo, el Pacific Credit Rating (PCR) enfatizó que ante estas eventualidades la inversión pública sería la más afectada. Mientras que para Kelli Bisset-Tom, directora asociada de la calificadora Fitch Ratings, la tensión política actual no ayuda a la implementación de reformas que mejoren su competitividad.

Semanas después, se publicó que la firma JP Morgan había reducido sus estimaciones sobre el PBI de 4.2% a 3.5% al igual que Cepal, esto asumiendo que el efecto político no tendrá un mayor impacto en la economía. En contraste, LatinFocus mantuvo sus estimación en 3.7%, aunque con riesgo a la baja, ya que se espera que haya un crecimiento sólido del crédito, condiciones monetarias adaptables y una mayor inversión en el sector minero.

Actualmente, en líneas generales, se espera que la crisis política no recaiga en nuevas elecciones, ya que estas provocarían inestabilidad y, en consecuencia, las estimaciones de crecimiento caerían aún más. Uno de los sectores más propensos a sufrir los efectos de la crisis sería el de construcción, ya que según Francisco Grippa, economista principal del BBVA Research, el sector estaría golpeado por los casos de corrupción provocando la paralización de los proyectos. No obstante, la calificadora Fitch considera que la inversión minera, pública y los Juegos Panamericanos serán los responsables de que el crecimiento del país llegue a sus estimados de 3.5%. Mientras que en Wall Street esperan que una transición sin problemas del poder, en el caso de vacancia o renuncia, genere que los activos peruanos suban gracias al optimismo de corto plazo.

Fuentes:

Perú21: (1)

La República: (1)

El comercio: (1)

Gestión: (1) (2)

América Económica: (1)

 

comments