Miércoles, 16 Octubre 2019

 En Latinoamérica, el proceso de descentralización no ha sido homogéneo. Ello originó que los distintos países se agrupen bajo distintos sistemas. En el Perú, de manera particular, el sistema de descentralización consistió la denominación de un programa a nivel nacional, regional y local.

Leer más: La descentralización: una oportunidad para el desarrollo del análisis económico subnacional en el...

Desde hace aproximadamente 3 semanas, varias zonas de Brasil se han visto involucradas en uno de los peores desastres causados por el hombre: los incendios forestales. Los bosques arrasados por el fuego han causado conmoción entre la población latinoamericana e internacional debido, principalmente, a las consecuencias que puede causar en el medio ambiente y el cambio climático.

Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), más de 74.000 incendios han sido registrados desde el mes de enero, mostrando así, un incremento en los incendios de 83% con respecto al año pasado. Muchos activistas ambientales culpan al actual presidente, Jair Bolsonaro, por este incidente, argumentando que dejó de ejercer presión sobre los controles ambientales de su país. Su posición de extrema derecha enfatizó el desarrollo económico frente a la situación ambiental; de tal manera que, se ha evidenciado un aumento en las actividades agropecuarias, minería y deforestación en la Amazonía.

 

Gráfico

 

Pero ¿Cuál es la situación actual de Brasil? Hasta el momento, los estados perjudicados son Amazonas, Acre, Rondônia, Mato Grosso y Pará; los cuales ya se encuentran en estado de emergencia ambiental. El más afectado vendría a ser Mato Groso con alrededor de 13.641 focos de calor, afectando a 68 áreas protegidas (entre reservas naturales y pueblos indígenas). No obstante, la humareda producida por estos incendios se ha expandido por todo el territorio brasilero hasta llegar al otro extremo del país (São Paulo). 

Por otro lado, se estima que, además de las pérdidas de biodiversidad, los efectos económicps de esta catástrofe ambiental también pueden llegar a ser muy graves. Según el estudio “The economic cost of the use of fire in the Amazon” (Mendoça el al., 2004), los incendios de 1998 llegaron a causar daños valorizados en más de US$9 billones; de los cuales US$11 millones fueron destinados al tratamiento de problemas respiratorios causados por la expansión de la humareda.

Entonces ¿cuál es la causa de estos incendios forestales?  La temporada seca es una de las causas a las que suelen atribuirse los incendios forestales. Ricardo Salles, ministro del Medio Ambiente de Brasil, publicó que "el clima seco, el viento y el calor hicieron que los incendios aumentaran en casi todo el país”. Sin embargo, Alberto Setzer, investigador del INPE, explicó que el clima amazónico no presenta anormalidades, y que la única preocupación son las precipitaciones que se encuentran por debajo del promedio. El periodo seco, independientemente, no explica que los incendios en los bosques hayan incrementado este año. Es más, se considera que la sequía de este año es más “suave” que otras de años anteriores.

Setzer agregó que, si bien la estación seca es la principal razón de la expansión de los incendios, el origen del fuego siempre será a causa del hombre. Es aquí donde se responsabiliza a los agricultores y campesinos por realizar estas actividades ilícitas, que, en primer lugar, talan grandes áreas de bosque para después quemarlas, lo cual crearía un espacio para criar ganado y sembrar cultivos, como la soja.

Paulo Moutinho, investigador del Instituto de Investigación Ambiental del Amazonas (IPAM) calcula que estos incendios se deben, en su mayoría, al avance de la deforestación. Para esto, el investigador realizó un estudio que medía la correlación entre la deforestación y los focos de calor (“Amazônia en chamas”, 2019). Los resultados de este estudio dieron positivos, con lo que se encontró que existe una fuerte relación entre estas dos variables. Esta concentración de incendios forestales en áreas recién deforestadas representa una fuerte razón intencional para los incendios: limpieza en áreas recién taladas. El climatólogo, Carlos Nobre, declaró para BBC Brasil que esta correlación era esperable, ya que quienes buscan liberar un espacio en el bosque, primero talan, ilegalmente, los árboles y después de unos meses lo incendian. Este escenario se llega a dar, incluso, en zonas de reservas indígenas.

La pregunta ahora es ¿se expandirán los incendios forestales hasta Perú? El Ministerio del Ambiente afirmó que es casi imposible que este hecho ocurra, ya que el siniestro se encuentra a más de mil kilómetros de la frontera peruana. Sin embargo, a pesar de esto, algunas regiones fronterizas a Brasil se decretaron en emergencia por temor a que los incendios se propaguen. Es importante mencionar que las humaredas de los incendios ya han ingresado al país, a la región de Madre de Dios. Las ciudades de Iñapari, Iberia e Tambopata son las más afectadas por las humaredas.

El Sector Forestal en el Perú

Es necesario destacar la importancia del sector forestal dentro de la economía peruana y las grandes pérdidas que podrían darse si un desastre natural como este se llegase a propagar, o incluso, generar en el país. 

Diferentes entidades comentaron con respecto al sector forestal como uno de los próximos motores de la economía. El economista y profesor de la PUCP, Waldo Mendoza, declaró que, aparte de la minería y la agroindustria, el sector forestal debería ser considerado como el tercer motor que dinamice la economía; explicó que este sector posee las dos características principales para serlo: la capacidad reproductiva del recurso y una demanda de explotación casi infinita.

Además, Erik Fischer Llanos, segundo vicepresidente de ADEX, proporcionó algunos datos pertinentes. El sector forestal ocupa el tercer lugar en la generación de puestos de trabajo (directos, indirectos e inducidos) por cada US$1 millón exportado. Asimismo, mencionó que su aporte al PBI nacional podría aumentar si se ejecutasen medidas promotoras. De la misma manera, se explicó que, el año pasado, la exportación de madera alcanzó los US$ 124 millones 591 mil, con un crecimiento de 4.6% con respecto al año anterior.

Así, Fischer consideró que para que este desarrollo se llegue a impulsar, es fundamental “el desarrollo de plantaciones forestales y el aprovechamiento responsable y sostenible de los bosques de producción permanente, para lo cual es primordial impulsar el modelo de concesiones forestales”.

Finalmente, afirmó que casi el 100% de la deforestación de los bosques peruanos se debe a los cultivos agrícolas de primera mano, los cuales no son sostenibles en el campo y no se producen en zonas concesionadas; es decir, estas actividades agrícolas son ilegales.

El año pasado, Mongabay publicó un artículo sobre las 5 regiones peruanas más afectadas por la deforestación, dentro de las cuales se encuentra Madre de Dios.  Dentro de este departamento, las zonas forestales más perjudicadas son La Pampa e Iberia. La primera se debe a la minería ilegal; mientras que la segunda se enfrenta a la actividad agrícola ilegal.

  

La Pampa, en Madre de Dios, ha sido la zona con un avance intenso de deforestación en el 2018: Foto: Ministerio del Interior.

La Pampa (debido a minería ilegal). Créditos: Ministerio del Ambiente

 

Sector deforestado en una concesión de castaña en Madre de Dios. Foto: FAP / CEVAN.

Iberia (debido a la actividad agrícola). Créditos: FAP / CEVAN

 

Actualmente, la tala y quema de bosques en la amazonía es un problema recurrente. Esta práctica se encuentra penada por la ley; sin embargo, es común encontrar este tipo de casos a diario. Si es que se quisiera acabar con la ilegalidad del problema se deben aplicar las recomendaciones del segundo vicepresidente de ADEX, Erik Fischer, comenzando por las concesiones forestales. De esta manera, se logrará impulsar este sector, entrando, finalmente, al mercado maderero mundial. 

Se pusieron en evidencia las consecuencias de la deforestación de bosques con fines productivos (minería y agropecuaria). La incidencia de los focos de calor en una región se encuentra directamente relacionada a la mano del hombre. No deberíamos esperar a que estos incendios forestales se vuelvan una realidad en nuestro país para comenzar a tomar acciones, que, además de beneficiar a la biodiversidad peruana, impulsen la economía. 

 

Fuentes:

ADEX (1)

BBC (2)

Departamento de Economía PUCP (3)

Folha de São Paulo (4)

IPAM (5)

La República (6)

Mongabay (7)

Playground (8)

RPP Noticias (9)

Región Madre de Dios (10)

Smithsonian Magazine (11)

 

 

< >