Martes, 26 Mayo 2020

En diciembre del 2019, el tema de la precariedad laboral estuvo en el foco de atención de todos los peruanos. Como primer acontecimiento se dio a conocer las protestas hacia la empresa Saga Falabella realizadas por el Sindicato Unitario de Trabajadores de Saga Falabella (Sutrasaf) en el que reflejaban quejas laborales como las condiciones en el ambiente del trabajo, los horarios, las horas de descanso, etc. El segundo acontecimiento fue la tragedia que ocurrió en McDonald's en la que dos jóvenes fallecieron en su horario de trabajo. Suceso que pudo ser evitado si no hubiera sido por la negligencia de la empresa. En este artículo se explicará con mayor detalle cómo la precariedad laboral se puede ver claramente reflejada en ambos casos y que no solo son casos únicos, sino que, además, hay testimonios que comprueban las historias en estas compañías y en otras empresas más de corte similar.

El día 19 de diciembre se publicó un video en Youtube, el cual también fue compartido en las redes sociales, donde se expone las principales quejas que el Sutrasaf le reclama a Saga Falabella. Francis Gama, la voz del video, empieza mencionando como en campaña navideña los horarios de caja sobrepasan el horario de las 12:00 am, lo cual representa horas extras del tiempo contratado. Comenta, también, que las funciones que se cumplen en la caja siguen en aumento, pero el sueldo no. Incluso, debido a que el método de pago cambió en el último año, las mensualidad han disminuido. Además, ella reclama que los trabajadores no llegan a tener una pausa activa y que las zonas de confort y recreación son inexistentes. Por último, se menciona que el sindicato sí ha denunciado todos estos hechos, pero que la empresa prefiere pagar su multa en vez de solucionar el problema.

A raíz de este anuncio, la empresa Saga Falabella publicó un comunicado donde negaba las denuncias en su contra. Anunciaron que el sueldo de las personas que laboran en caja aumentó en 13.4% y 11.6% entre el 2018 y 2019, que las jornadas laborales cumplen con la ley y que para aquellos horarios nocturnos extraordinarios daban un monto adicional para la movilidad y que efectivamente también cumplían con dar las pausas activas y con las áreas de descanso.

No obstante, los trabajadores desmintieron aquellos anuncios. El aumento de sueldo que la empresa tanto menciona no se ve reflejado, pues en la boletas adjuntadas se puede observar como dos personas que trabajan desde el 2010 ganan s./950 y s./760, este último siendo menor al sueldo mínimo. Además, a mediados del 2019, la empresa cambió la forma de dar bonos, pues este ahora depende de 5 indicadores: productividad, amabilidad, satisfacción, compra protegida de 6 a 7 minutos y participación CMR 90% . Sin embargo, estos indicadores no dependen completamente del trabajador pues las transacciones dependen de la cantidad de productos o forma de pagar del cliente, la amabilidad es completamente subjetiva y la compra protegida depende del tiempo atención que no es lo mismo con cada cliente. Vale mencionar que Sunafil multó a la empresa en 2017 por incumplir en el pago íntegro de las asignaciones familiares a 467 trabajadores.


Por otra parte, Francis Gama afirmó que ese monto adicional que la empresa dice dar para aquellos que se queden hasta después de las 12:00 am es de 5 soles. Estas campañas navideñas pueden durar hasta las 2 am como se puede ver en la imagen n°1 y eso incluye un esfuerzo extra por parte del trbajador. Además, hubo quejas acerca de riesgos ergonómicos, pues los empleadores carecen de sillas que la normativa exige para realizar correctamente su trabajo, como evidencia se puede observar la imagen n°2. Finalmente, los supuestos centros de descanso y recreación son los que se pueden ver en las imágenes 3, 4 y 5. De esta manera, las personas en invierno descansan dentro de los vestidores y cuando es verano descansan afuera en el pasto. Y el supuesto centro de recreación es el estacionamiento de la tienda departamental.

 

Es así, como se ve la precariedad laboral en la empresa de Saga Falabella, una compañía que lleva años en el país, pero que deja mucho de que hablar por los contantes reclamos de sus trabajadores. Se ven las condiciones y el ambiente en el que trabajan los empleados y se espera por una mejora de parte de la empresa. Aun así, no es la única compañía que esta teniendo problemas debido a este tema, pues un caso más fatal de la precarización sucedió en un local de comida rápida, McDonald’s.

Un domingo 15 de diciembre en la madrugada dos jóvenes llamados Alexandra Porras Inga (18) y Gabriel Campos Zapata (19) fallecieron en un local de McDonald’s en plena jornada laboral. Lo sucedido indignó al país, pues aquellos jóvenes no debieron haber sido expuestos a un riesgo de tal magnitud en su lugar de trabajo. La Sunafil investigó y comprobó que aquel local era riesgoso para sus trabajadores debido a una falla en la máquina de gaseosas. Además, se confirmó que los trabajadores no contaban con el equipo requerido, botas o guantes, para evitar este accidente. La empresa fue multada con $250,000 debido a las grandes infracciones. A parte del peligro latente que se vivía en el local, los jóvenes también se veían envueltos en largas jornadas laborales sin ningún monto adicional extra. La madre de la victima comentó que su hija solía trabajar de 7pm a 7am, lo cual implicaba 12 horas completas, 4 horas extras de lo que debería ser una jornada laboral regular. Ella, además, añadió que su hija le contaba como sentía que los explotaban en el trabajo y que le hacían realizar demasiadas funciones extras. Es así, como las precarias condiciones laborales, la negligencia e irresponsabilidad de la empresa provocaron el fatídico hecho.

Sin embargo, no es novedad que locales así sean conocidos por no respetar los horarios o por hacer trabajar a los jóvenes con más funciones que de por sí les han sido asignados. Muchos testimonios salieron a la luz a raíz del accidente. Como el de Jesús Osorio que trabajó en Cineplanet y cuenta su experiencia: “Tuve la oportunidad de trabajar en dos tiendas de comida rápida cuando estaba en la universidad: la primera fue Cineplanet. Ahí trabajé medio tiempo, 4 horas que terminaban siendo 8 para “apoyar al equipo”. También, como el del joven Mauricio que trabajó en una famosa tienda por departamento: “A los 18 trabajé en Ripley, 4 horas diarias, 6 días a la semana, un contrato de 3 meses, ganaba 320 soles; sin beneficios; en horarios de cierre o campaña marcabas tu salida y volvías para terminar”. Por último el testimonio de Alessandra Quiroz una extrabajadora de McDonald’s que cuenta como su horario de 7pm a 12am podía expandirse a mucho más: “…cuando ya estaba a punto de irme el encargado te decía que no puedes retirarte si no has terminado de trapear todo el segundo piso, haber limpiado mesas, baños, etc. Terminar todo el segundo piso me duraba hasta la 1:00 am o 2:00 am. Si tenías supervisión tenías que baldear dos veces y te quedabas hasta las 4:00 am o 5:00 am…”.

El superintendente de Sunafil, Juan Carlos Requejo, nos recuerda que la jornada laboral de tiempo completo no puede superar las 8 horas por ley. Si se incumple esto es una infracción grave que se sanciona con hasta 9 mil soles por trabajador. No obstante, ninguno de estos extrabajadores recibió algún pago extra por sus horas adicionales. No se puede invisibilizar más este tipo de situaciones, se deben de respetar las condiciones laborales y los reglamentos de los trabajos part-time o full time y más que nada respetar a aquellas personas que tratan de trabajar de forma justa y honrada. Se tiene que combatir la precariedad laboral en el país si no queremos más sucesos como estos.

 

Fuentes:

CNN (1)

El Comercio (2)

El País (3)

La República (4) (5) (6) (7)

Perú 21 (8)

Wayka (9) (10)

 

 

comments
< >