Viernes, 10 Julio 2020

En el primer trimestre del año, diversos países decidieron restringir sus exportaciones de bienes médicos vitales para combatir la pandemia. Ello genera enormes presiones sobre las cadenas globales de suministro y, especialmente, sobre la capacidad de respuesta al Covid-19 en países menos desarrollados. Para una breve contextualización del problema y sus consecuencias, revisar el artículo.

En el actual contexto de pandemia, los productos médicos como Equipos de Protección Personal (EPP), mascarillas, guantes esterilizados, gafas, medicinas, equipos desechables y equipos de alta tecnología pasaron a considerarse esenciales. Debido al abrupto incremento de su demanda por la expansión del Covid-19, en el primer trimestre del año diversos países comenzaron a establecer restricciones o prohibiciones de salida de estos productos fuera de sus fronteras. Estas medidas están mostrando tener efectos diferenciados sobre los países importadores. En el presente artículo, se realiza una breve descripción del contexto internacional y se resaltan las consecuencias de esta ola de proteccionismo.

En un último informe sobre comercio de productos médicos en 2019, la Organización Mundial del Comercio (OMC) muestra que cerca de tres cuartas partes de las exportaciones mundiales de productos médicos fueron suministrados por diez principales economías. Entre ellos, solamente Alemania, Estados Unidos y Suiza concentraron el suministro del 35% de los productos en cuestión. Desagregado por tipos de productos, 40% de los EPP fueron exportados por China, Alemania y Estados Unidos. El mayor exportador de mascarillas fue China (25%), seguido de Alemania y EE.UU. En el caso de respiradores y ventiladores, Singapur, EE.UU, Holanda y China reportaron exportar más de la mitad. Así, tras el brote de Covid-19, los países mencionados se convirtieron en actores centrales sujetos a cuestionamientos debido a sus decisiones de políticas comercial. Como se sabe, muchos de ellos restringieron sus exportaciones, pese a recomendaciones de la OMC de asegurar continuidad del comercio transfronterizo. En principio, la OMC recomendó que países miembros adopten medidas que vayan en correspondencia con las normas acordadas y que sean específicas, proporcionadas, transparentes y no discriminatoria. Si bien tienen la posibilidad de imponer medidas restrictivas en la medida que salvaguarden la salud pública, también están llamados a que las eliminen cuando dejen de ser necesarias.

Hasta el 11 de marzo, cerca de 24 países ya habían impuesto restricciones a sus exportaciones de equipos médicos, medicamentos e insumos[i]. Si bien algunas de las medidas fueron prohibiciones de exportaciones explicitas, otras tomaron la forma de nuevas barreras al comercio. Evenett (2020) resalta que los gobiernos decidieron concentrar toda la producción nacional y luego optar por no hacerlo disponible a compradores extranjeros, otros frustraron la venta de suministros médicos a través de cambios de legislación, algunos establecieron límites máximos de venta al exterior, otros exigieron que empresas soliciten autorización de exportación o simplemente emplearon otras medidas informales.

Quizá sirva poner como ejemplo lo que ocurrió dentro de la Unión Europea (UE). Primero de forma individual y después de forma consensuada, cada país miembro adoptó medidas restrictivas. El 3 de marzo, Francia decidió concentrar existencias de mascarillas para después distribuirlas a profesionales de salud y su población. Días después, Alemania emitió decreto prohibiendo exportación de indumentaria protectora y otros equipos médicos. Debido a las muestras de poca solidaridad en la eurozona, el 15 de marzo, la Comisión Europea anunció que miembros rectificarán sus acciones, pero restringirán el comercio a países fuera de la UE mediante autorizaciones de exportación[ii]. La UE no fue la última: más de una docena de países anunciaron iniciativas similares con el paso de los días (India, Turquía, Rusia, Corea del Sur, entre otros). Un caso que captó la atención de medios de comunicación fue la restricción impuesta por Estados Unidos a la exportación de máscaras, guantes y otros equipos de protección contra Covid-19. Canadá expresó sus molestias respecto a estas medidas y pidió ser eximido de las mismas, dada la evidente interdependencia de las empresas estadounidenses de insumos provenientes de Canadá. Así, tras reacciones similares en otros frentes, el presidente estadounidense cedió parcialmente ante presiones.

Frente a este panorama, se pueden avizorar varias consecuencias. La más evidente es que mayores restricciones ponen presión a que se implementen más de ellas y que se incrementen los precios, dada la interdependencia entre países. Por ejemplo, obsérvese que Estados Unidos y Alemania fueron los mayores socios comerciales bilaterales de productos médicos en 2019 y tanto Estados Unidos como Alemania fueron los principales proveedores de China (OMC,2020). Chad Bown (2020) resalta que el creciente bloqueo de exportaciones de equipos médicos lleva a disrupciones en la cadena de comercio de insumos necesarios para su producción y, por lo tanto, a una mayor ralentización en la producción de los propios suministros médicos. Además, la dependencia de empresas de autorizaciones de exportación o supervisión adicional puede generar mayores demoras, justo en el momento en que urge mayor celeridad de procesos. Aún más preocupantes son los efectos de estas medidas sobre países con sistemas de salud deficientes y que dependen de otros países para cubrir déficit de suministros médicos. El Perú es uno de ellos. En nuestro caso, a los problemas en la cadena de suministro de equipos médicos se le suma nuestro histórico lastre: la corrupción[iii]. Sin embargo, los efectos son claros (y se vienen evidenciando) en países vulnerables, ya que mayor incertidumbre y menor transparencia en política comercial está costando vidas y poniendo en riesgo otras como la del personal médico de la primera línea de defensa frente al Covid-19.

 
 
 

Referencias bibliográficas

Bown, C. (2020). How the G-20 can strengthen access to vital medical supplies in the fight against COVID-19. Disponible en: https://www.piie.com/blogs/trade-and-investment-policy-watch/how-g20-can-strengthen-access-vital-medical-supplies-fight

Evenett, S. (2020). Tackling coronavirus, the trade policy dimension. Disponible en: https://www.globaltradealert.org/

Keynes, S. (2020). New trade barriers could hamper the supply of masks and medicine. Disponible en: https://www.economist.com/finance-and-economics/2020/03/11/new-trade-barriers-could-hamper-the-supply-of-masks-and-medicines

Organización Mundial del Comercio (2020). Trade in medical goods in the context of tackling Covid-19. Disponible en: https://www.wto.org/english/news_e/news20_e/rese_03apr20_e.pdf

 
 
 
comments
< >