Lunes, 11 Diciembre 2017

En ésta ocasión, David Vegas del equipo de Dirección Web presenta una sección del reconocido libro de Amartya Sen, Premio Nobel de Economía de 1998. El libro, "Development as freedom", fue realizado en 1999 y publicado en 2001 por la Universidad de Oxford. 

Esperamos que sea de su agrado y motive a una lectura del fascinante libro de Sen.

 

 

Capítulo 5 - Mercados, Estado y Capital Social

 

¿Qué sucedería si se prohibiría el comercio, ofertar un producto, tener la posibilidad de hacer un contrato de determinado servicio, o más aun, los mercados en sí mismos? Para Amartya Sen, esto significa que se estaría reprimiendo algo muy innato del ser humano como son los deseos de intercambio, algo tan propio de nuestra naturaleza como si fuese una necesidad fisiológica. Es así que el autor marca la pauta e inicia la reflexión del capítulo en cuestión, resaltando la importancia fundamental del mercado como elemento crucial para el desarrollo de algunas libertades.

En esta línea, hay determinadas dualidades que existen a pesar de la propia necesidad en sí. Un ejemplo de esto son los mercados trabajo, pues no hay suficientes espacios de trabajo y la necesidad de este genera un vacio que no permite que se sienta la completa libertad. Esto en base a lo que expresaban los ex esclavos negros norteamericanos al no querer volver a trabajar para sus antiguos amos. Otro ejemplo que propone el autor es la capacidad de decisión asociada a la elección de determinado trabajo, esto bajo ninguna obligación, asociado a la lucha por la tierra y derechos de castas inferiores como sucede en la India.

Bajo este marco, Sen hace una analogía contundente que considera al trabajo infantil como un nuevo tipo de esclavitud, pues por la propia necesidad de estos es que se perpetúa y genera un espacio de vulnerabilidad, siendo estos obligados y perdiendo su libertad de poder estudiar por el hecho de tener q cumplir con su trabajo obligado.

Otro caso importante es el de las mujeres en muchas sociedades, en base a lo cual han surgido grupos de defensa, asociaciones e instituciones para protegerlas, sugiriendo así que es necesaria la existencia de instituciones públicas como parte importante y complementaria al mercado, pues genera una suerte de senda segura al desarrollo humano.

El autor continúa su análisis explicando que aquellos que defienden el mercado lo hacen a referencia de su eficiencia  para aumentar la renta. Pero esto también puede ser puesto en el marco de interés del libro, esto es, las libertades. Es así que, usando el resultado de Arrow – Debreu, menciona que un equilibrio de mercado competitivo garantiza que no se puede aumentar la libertad de una persona manteniendo la de todas las demás, esto es que no podrá incrementarse. Por tanto, la supuesta eficiencia de los mercados haría referencia a un criterio individual de las capacidades.

Pero para Sen, no basta con tener eficiencia dentro de los sistemas económicos. Para él la equidad es algo sumamente importante dentro de lo que lograr libertades significa. Es por esto que hace referencia a que los mercados pueden ser sumamente inequitativos si además de la renta se tienen en cuenta en el estudio las capacidades, por ejemplo la de transformar la renta en algo útil para la persona.

Llegados a este punto, Sen hace referencia a una contradicción a quienes se basan en las ideas de economistas como Smith, Ricardo o Marx, basándose en la negación de la intervención de las instituciones en los mercados. Casos como el de la mención de Smith por aceptar la intervención complementaria del Estado por dar algunos servicios, más no permitir monopolios son los que llevan al autor a analizar esta pugna entre la eficiencia y la equidad en base a las decisiones que se toman dentro del sistema.

Así, el comparativo claro de un sistema de control sanitario ayuda a dilucidar estos puntos de vista. Comparando el servicio universal de asistencia sanitaria que se aplica en Europa y el sistema Medicaid de Estados unidos hace referencia a que, en el primero se busca priorizar a quienes no tienen recursos pues son los objetivos sanitariamente óptimos, mientras que en el segundo solo basta determinarlos ingresos de la persona para determinar que se aplique el sistema. Esto determina que hay información que por mas puntual que parezca, tiende a no ser correcta y obvia algunos detalles adicionales que pueden ser mejor referente para un fin determinado.

Para cerrar el capítulo, el autor explica cómo es que los países han logrado que sus habitantes obtengan un determinado nivel de desarrollo tuvieron una época de gran inversión pública en diferentes niveles y temas que debían de mejorarse. Sen hace mención a dos elementos a manera de queja, el primero es que los países en desarrollo deberían ceder al mercado todo aquellos bienes meritorios (tales como educación, por ejemplo) a partir de aquellos que deben su desarrollo humano a la acción pública en búsqueda de la equidad en determinadas épocas.  

El otro hecho del que se queja Sen es la dirección de los ataques de los económicamente conservadores, quienes ven muy mal todo aquello que aumente el déficit público, como la educación o la sanidad públicas, pero que no dicen nada cuando se dedican partidas enormes del presupuesto a fines armamentísticos, que no van a tener ningún reflejo ni en el aumento de las rentas de los individuos de la sociedad que sustenta esas partidas, ni en sus libertades individuales inmediatas.

  

Bibliografía: 

Sen, Amartya. Development as freedom. Oxford Paperbacks, 2001.

comments