Domingo, 22 Abril 2018

 

El Equipo de Entrevistas de Económica  discutió con el Ph.D. Gaston Yalonetzky sobre un tema en especial: la pobreza multidimensional. El economista explica sobre los aportes y limitaciones de éste método de  análisis de la pobreza, acercándo el tema a la realidad peruana y la disparidad en las políticas hacia las áreas urbano-rural.

 

 

 ¿Cuál es el aporte de la medición multidimensional de la pobreza, en contraste con la pobreza monetaria que es la que comúnmente se usa?

Por muchos años hemos estado acostumbrados a la medida de pobreza monetaria, que era lo que conocíamos tradicionalmente. Ahora aparecen estos nuevos paradigmas. En mi opinión, no se trata de sustituir la una por la otra, sino complementarlas. Las medidas de pobreza monetaria tienen un vínculo muy estrecho con la teoría del consumidor y con la teoría del valor en general, medido a través de unidades monetarias. Eso tiene un montón de beneficios, pero también uno comienza a cuestionar. Uno de los principales problemas con las medidas monetarias es que implícitamente asumen una tasa de sustitución perfecta entre los bienes que están siendo valorados a través del vector de precios. Por ejemplo, imaginemos que siempre como brócoli. Si se observa mi gasto, estoy por encima de la línea de pobreza, pero voy a fallecer por falta de vitaminas. Ese es el problema de la sustitución perfecta. En la realidad, esta sustitución no es tan perfecta y uno tendría que analizar cómo está tu consumo con diversos elementos de lo que vendría a ser una canasta ideal o una canasta de dimensiones de la vida que uno tiene motivo de valorar siguiendo la idea de Amartya Sen o Martha Nussbaum. La pobreza además tiene dimensiones no pecuniarias que son muy feas como ser invisible social y políticamente; este tipo de medidas proveen visibilidad. Por ejemplo, ponemos en el índice de pobreza multidimensional lo básico que se debería tener - como agua y sanidad - y te sale gente que de repente está privada de eso.

En un país como Perú, donde hay bastantes disparidades entre la pobreza en zonas rurales y en zonas urbanas, ¿qué tanto puede ayudar esta medición de la pobreza para las políticas públicas?

Estas medidas se pueden usar para identificar a quienes reciben los programas. Por ejemplo, los algoritmos o medidas de conteo sirven para eso, en especial cuando es muy difícil y costoso conocer los ingresos de las personas a través de censos. Las medidas de conteo basadas en la calidad del techo o la salud del niño son más fáciles de recolectar. Luego, se entrará en la etapa de comportamiento y políticas. Si se elige una dimensión de agua potable o desagüe, se debe evaluar si en la realidad particular del país es el sector público el más adecuado para llegar a estos sectores y proveer eso. Por ejemplo, en Bolivia surgieron las guerras del agua al privatizar la compañía del agua. En algunos países, el sector privado podría encargarse, pero en Bolivia fue un desastre; lamentablemente la empresa subió los precios muy rápido, lo que motivó a que la gente reaccionara de manera violenta.

¿Cuáles son las limitaciones del Índice de Pobreza Multidimensional en comparación con el Índice de Pobreza Monetaria?

Amartya Sen criticaba las medidas de ingreso porque decía que los ingresos en realidad son un insumo y hablaba de transformar los ingresos y otros insumos en funcionamientos. Las medidas multidimensionales, dependiendo de la base de datos, solo miden funcionamientos, pero no hay nada de malo con eso. Si se lee el típico paper de aplicación práctica de estas medidas, siempre citan a Sen, Nussbaum y las capacidades. La crítica que les hago amablemente es que ellos no están midiendo capacidades por el tema de la base de datos. Para medir capacidades lo que se debe hacer es una encuesta de capacidades. Por ejemplo, si te quisieras tomar vacaciones, ¿podrías? La pregunta no es si te tomaste vacaciones, la pregunta es si tienes el dinero para hacerlo. Si la respuesta es afirmativa, entonces la persona tiene la capacidad de hacerlo. A partir de esto se calcula un índice. Pero en la práctica la medida de pobreza monetaria que se tiene simplemente calcula el consumo, es decir, se están computando insumos o funcionamientos. Un ejemplo es la decisión de Gandhi de no comer porque los hindúes y musulmanes están en conflicto. Debido a ello su funcionamiento será deficiente por falta de nutrientes o medido por su gasto en el supermercado. Sin embargo, si se le pregunta si podría comer entonces te dirá que sí, pero su decisión será no hacerlo. Es muy difícil cuantificarlo.

 

*Gastón Yalonetzky es Ph.D. en Economía por la Universidad de Oxford en el Reino Unido, es también Master en Economía para el Desarrollo por la misma universidad, y Bachiller en Economía por la Universidad del Pacífico. Actualmente se desempeña como investigador asociado en el Oxford Poverty and Human Development Initiative (OPHI) y como profesor en la Universidad de Leeds.  

 

comments