Lunes, 11 Diciembre 2017

Entrevista a Karl Melgarejo, Secretaria Técnica del Consejo Fiscal. Melgarejo es bachiller y licenciado en economía por la Universidad Nacional Agraria La Molina, y cuenta con una maestría en economía por London School of Economics and Political Science. Tiene amplia experiencia tanto en el sector privado como en el sector público, habiendo trabajado en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y en empresas como Rimac Seguros y Reaseguros. 

 

 

 

 

 

 

¿Qué opina acerca de la reducción del Impuesto General a las Ventas (IGV) en 1% y del aumento del gasto público, tanto corriente como en inversión?

En términos agregados, lo que hemos visto en los últimos años es que el gobierno ha aumentado el gasto y ha realizado una reducción de impuestos. Estas medidas han sido correctas porque la economía estaba experimentando una desaceleración bastante marcada, pero ahora que la economía se está recuperando el gobierno debería no aumentar el gasto y, por el contrario, debería estabilizar los ingresos. Desde ese punto de vista, no sería correcto reducir el IGV ni aumentar el gasto.  Sin embargo, tengo entendido que el nuevo ministro de economía quiere financiar reformas estructurales. Si esto es así, ya no estaríamos viendo movimientos de corto plazo de la economía, sino de largo plazo. Entonces, lo que se tiene que hacer es invertir más para realizar las reformas estructurales que se quieren hacer.

 

En su paper, “Estimación del espacio fiscal en economías emergentes: el caso peruano”. Usted calcula que el Perú podría adquirir una deuda de máximo 39% para que esta no se vuelva incontrolable. Pare ello, recurre a dos principales variables: el costo de financiamiento y la “fatiga fiscal”. ¿Cree que con la anunciada reducción del IGV los mercados financieros podrían sobre reaccionar y aumentar el costo de financiamiento, lo que haría que el espacio fiscal del Perú se reduzca?

En este momento tenemos una deuda de aproximadamente un 23% del PBI, lo que significa que, de acuerdo a nuestros cálculos, tenemos bastante margen para elevar el déficit fiscal. Sin embargo, esto no significa que lo óptimo sea aumentarlo, ni mucho menos llegar a ese nivel de deuda [al 39% del PBI]. Por el contrario, lo que el Perú debería hacer es aumentar su espacio fiscal. 

Tengo entendido que la reducción del IGV es una medida dentro de las tantas que se quieren hacer para, entre otras cosas, reactivar la economía y reducir la informalidad. Si es que esto es así, dudo mucho que el mercado financiero sobre reaccione y eleve dramáticamente el costo de financiamiento del Perú. Sin embargo, si el IGV es la única medida que se realiza para tales fines o si es que no se logran los objetivos establecidos, creo que los mercados financieros sí podrían ir elevando el costo de financiamiento, lo que conllevaría a una reducción del espacio fiscal.

 

¿Esto significaría que el nivel de deuda podría disminuir, digamos, a un 38% o menos?

Tendríamos que calcularlo, sería aventurado mencionar una cifra en este momento. Pero si es que se cumple este último escenario, lo más probable es que sí se reduzca el espacio fiscal a menos de lo calculado actualmente. 

 

Finalmente, en el año 2015 se ha visto que el gasto de los gobiernos regionales no se ha ejecutado por completo debido, principalmente, al ingreso de las nuevas autoridades regionales y locales. ¿El Estado debería tener más capacidad de gasto desde el gobierno central?

No creo que el gasto público se deba centralizar. Creo que la mejor opción para enfrentar este problema es que se le de asesoría a los gobiernos regionales. Esto se puede hacer de varias formas, pero los gobiernos regionales necesitan asesoría técnica para, primero, elaborar los proyectos de inversión y, luego, ejecutarlos.

 

 

 

comments